“la creación debe estar fuera de cualquier corriente, uno tiene que hacer su obra por motivación, no por corrientes”

José Leal

Sendas en el camino
1970 – 2017

La honestidad del arte

A José Leal le gusta dejarse sorprender por su creatividad. Lo considera como “un abanico, donde te dejas motivar según el momento y el estado de ánimo. Pretendo -añade-transmitir emociones que me voy encontrando en los distintos materiales con los que trabajo. Cada uno de ellos tiene su lenguaje, pero en cualquiera de  las obras terminadas intento ser siempre lo más sugerente posible. Dejar una ventana abierta al pensamiento que permita al espectador, mediante la contemplación de la obra, el disfrute o la pregunta”. La luz, el color y las formas son los tres ejes fundamentales en este artista al que le gusta reconocer su origen mediterráneo (Almería, 1941) y está convencido de que el movimiento que imprime a su obra “lo he heredado del mar”.

Su Obra

Frase de introducción a su obra y sus clasificaciones.

Volumen

Ver

Hueco

Ver

Escultura urbana

Ver

Tauromaquia

Ver

Procesos de trabajo

Ver

Biografía

Ver

“Diferentes trabajos sobre la escultura, en distintos momentos creativos, son las sendas recorridas durante 50 años de trabajo que me han llevado a encontrar el camino. Un recorrido que se inicia con la búsqueda del volumen y que culmina en diferentes composiciones de espacios abiertos o huecos.”

José Leal

Contactar

La obra de José Leal en boca de otros

Frases y citas de otros artistas, críticos, medios o simplemente conocidos

ISRAEL DE BRUNO

Crítico de arte

Lo cierto es que este artista está en el mejor momento de su trayectoria y su producción refleja la madurez y el dominio de la técnica tras cinco décadas sin descanso. José Leal pertenece a ese selecto grupo de artistas que se ha dedicado a trabajar sin buscar el ruido mediático ni el reconocimiento que no estuviera basado en su obra. Con una calidad indiscutible, sus piezas merecen un lugar destacado en cualquier coleccionista que esté atento a los nombres más significativos del sector. Y Leal es uno de ellos.

Extracto de un artículo publicado en la revista “Capital Arte”, 2015.

APRENDIÓ LEAL A MIRAR CON EL CUBISMO, pero, en lugar de traducir su mirada al mero plano de agresivas aristas o de huir hacia la abstracción, volvió sus ojos al objeto -esas núbiles cabezas suyas, esas palomas, esas mujeres abandonadas al gozo de ser o envueltas en íntimos pliegues, ascendentes, aéreas-, humanizó líneas, integró planos y conjugó el vacío, dando espontaneidad al cemento, devolviéndolo, por medio de una sabia combinación de pulimento y rugosidades, a su primitivo estado de piedra. Y ¿quién enseñó a este hombre, nacido lejos de cualquier tradición creadora, a mirar así? ¿El perfil desnudo de los montes almerienses? ¿El movimiento de las olas? ¿Los encendidos volúmenes de la Chanca? Hizo falta, sin duda, que, en su ensimismamiento, fuese tocado por el dedo de la Creación para quedar convertido en discípulo de la soledad y la búsqueda.
AURELIANO CAÑADAS Poeta
¿Qué es el arte sino una manera de ver y entender la vida? ¿Qué es la vida, sino una forma de disfrutar y sentir el arte?

Los artistas rivalizan con la naturaleza, persiguen nuevas formas de belleza, celebran la vida y el sueño de vivir en cada una de sus obras y construyen una realidad paralela, convirtiendo en eterno lo que parece efímero. Nos enseñan que aunque la vida sea breve el arte es duradero.
Las calles y plazas en las que viven las esculturas de José Leal, las salas que albergan sus exposiciones, mantendrán siempre en la memoria colectiva las imágenes de un escultor que ama la vida a través del arte.

JOSÉ ÁNGEL NARVÁEZ BUENO Rector de la Universidad de Málaga
José Leal observa en silencio la materia y su mente visualiza, en su vacío imaginario, el ser o el objeto que oculta. Profundiza, cuando de personas se trata, en su vida, en su entorno, en sus escritos, en sus miedos, en sus pasiones, en sus ideales…y alcanza no sólo la dimensión humana sino también la espiritual del ser humano representado.
Pero de la realidad observada en silencio, hasta la obra obtenida, hay un tortuoso camino de emociones que brotan de los distintos materiales con los que trabaja. Concentra el espacio, en la materia de la que se sirve, sin que la materia pierda su espíritu, y sólo cuando esto ocurre lo enmarca en su ambiente natural. Y entonces aparece, en todo su esplendor, la elegancia, la magia y la belleza que son las palabras que distinguen sus esculturas.
ANTONIO MORALES LÁZARO Presidente del Consejo Social de la Universidad de Málaga
La realidad objetiva y constable es que la obra escultórica de José Leal refleja en su conjunto una creatividad y sensibilidad formal muy personales, amén de una gran belleza estética y de una inconfundible perfección en el acabado de sus obras.

Desde el Volumen hasta el Hueco, pasando por su periodo más abstracto y geométrico, Leal ha desarrollado en sus intensos 50 años de trabajo como escultor un extraordinario “Corpus de Esculturas Pequeñas, Medianas y Monumentales” a lo largo y ancho de España.

MIGUEL ESPEL ALDAMIZ-ECHEVERRÍA Abogado Consultor de Arte
En el momento presente, José Leal continúa en activo y produciendo día a día en su taller de Madrid. Hace gala de una gran vitalidad y de una extraordinaria labor creadora que, desde su ilusionante madurez, sus conocimientos y gran dominio técnico, continúa contribuyendo al desarrollo del lenguaje escultórico actual. Al mismo tiempo es en uno de los destacados creadores de la escultura urbana, y a la vez más demandados por las instituciones, cuyas creaciones están presentes en las plazas, calles y rotondas de las ciudades de gran parte de la geografía española. Algunas de sus maquetas están presentes también en la presente exposición.
JOSÉ Mª RUIZ POVEDANO Presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País
Allí pude ver las obras primeras de este escultor -a mi parecer extraordinarias- realizadas (recuerdo) en hormigón, seguramente “cargado” con finas limaduras de hierro. No eran de gran tamaño; no necesitaban presencia, las respetaba el espacio… De textura rugosa y telúrica, como de roca caliente depositada desde el fuego de la tierra. Su forma, definida desde un inspirado rigor sustantivo, dejaba en parte ausencia interior sobre un hueco que acogiese de la obra quizás su alma.
Quiere hoy Leal, desde su admirable madurez, seguir ahondando en la búsqueda eterna del artista: acortar al mínimo la distancia que separa la intención del logro.
FERNANDO GINER Coleccionista y Anticuario